El póker se ha convertido en el juego de cartas más popular del planeta, y en la actualidad es jugado por millones de personas alrededor de todo el mundo.

Descubre a estos grandes jugadores del póker:

Stu Ungar

Cuando era aún un niño aprendió a jugar al gyn rummy (parecido al chinchón) en el seno familiar. Después de morir su padre y con apenas 15 años, consiguió trabajo como dealer en un garito de Nueva York. En esa época conoció al gángster Victor Romano, de quien se dice que tenía un coeficiente intelectual de genio. Después de verlo jugar le ofreció su protección a cambio de un porcentaje de las ganancias. Stu aceptó, y así comenzó a forjar su leyenda.

Visitaba todos los garitos de Nueva York acompañado por dos guardaespaldas y respaldado económicamente por la Mafia. A pesar de tener quince años aparentaba mucho menos. Era tal su superioridad que ya nadie se atrevía a jugar con él. El mejor jugador de Canadá visitó la Gran Manzana para enfrentarse a él, y después de ochenta y una partidas, no logró ganarle ni una sola vez.

En 1980 jugó su primer Main de las series mundiales. Se dice que era el segundo torneo de póker que jugaba en su vida. Por supuesto lo ganó, derrotando en la final al doble campeón Doyle Brunson. Un año después revalidaría el titulo. En 1997 lo volvió a ganar por tercera vez. Fue su última aparición en un torneo. Stu jugó treinta torneos de alto buy in y gano diez. Sin duda fue y será el mejor de la historia. Un genio. Doyle Brunson dijo de él: “Nunca he visto progresar tanto a nadie. De un día para otro veías como mejoraba”. Billy Baxter, hablando de Stu, comentó: “Entendía cómo ganar botes que nadie más se atrevería ni a intentar. Stuey era muy bueno apostando; sabía cuánto tenía que arriesgar para que abandonases tu mano”. De él dijo Puggy Pearson: “No tenía miedo de arriesgar sus fichas para aprovechar la debilidad del oponente. Eso es más difícil de lo que parece; o lo tienes en ti o no lo tienes. Y eso es lo que le hacía grande”.

Cuando ganó su último Main en 1997, sacó la foto de su hija y la besó. Más tarde, durante la entrevista que le realizó Gabe Kaplan, dijo: “He hecho muchas cosas estúpidas, pero la realidad es que nadie me ha ganado nunca en las mesas de juego. Solo yo me he derrotado a mí mismo”. Evidentemente, no se refería al póker, sino al modo en que acabó destruyendo su vida.

cartas poker

Jeff Lisandro

Si hay un jugador en el mundo al que se le pueda dar el apelativo de “completo” ese es Jeff “Jeffrey” Lisandro. A mediados de 2009, Jeffrey ganó tres brazaletes de un golpe en las series mundiales, y a finales de ese mismo año lo nombraron jugador del año, obteniendo el reconocimiento de todos los jugadores del circuito. Jeffrey es probablemente el jugador que más dinero ha ganado en partidas de cash en el mundo. Cuando los grinders americanos recorrían los casinos de Las Vegas en busca de partidas baratas, él grindeaba por medio mundo jugando las partidas más caras. Sin duda alguna, es de los jugadores que mejor partido saca a las distintas facetas del póker.

Scotty Nguyen

Es el “príncipe del póker”, otro de los jugadores más completos de la historia y –de hecho– el único en el mundo que ha ganado el Main Event y el The Player (el antiguo Horse, World Championship), sucediendo a Stu Ungar al ganar el Main en 1998. Comenzó como dealer muy joven, cuando acababa de repartir, a altas horas de la madrugada, se sentaba él mismo a jugar. Así se fue haciendo con un pequeño bankroll con el que viajó a Las Vegas. Allí fue subiendo límites hasta conseguir jugar las partidas más caras. Scotty es otro de los jugadores que más dinero han ganado en cash en toda 106 la historia del póker. De carácter afable y siempre con una sonrisa en su rostro, factores que nada tienen que ver con el póker, frenaron desagraciadamente su meteórica carrera.

Michael Mizrahi

A cada jugador se le suele poner un apodo en función de sus características o peculiaridades. Stu era “The Kid”, a Jeff lo conocen como “Iceman”, a Scotty como “The Prince”, y Phil Hellmuth es “The Brat”. Sin embargo, pocos jugadores hacen uso de estos motes para referirse unos a otros. Es más cosa de algunos comentaristas deportivos, y no siempre los utilizan. Pero cuando se trata de Michael, es unánime: todos le llaman “The Grinder”, y es que en este caso el apodo se lo ha ganado a pulso.

Michael forma parte de la penúltima generación de jugadores profesionales de póker, y es sin duda uno de los mejores y más completos de la historia. No en vano, ostenta dos The Players, siendo el primero en conseguirlo. A día de hoy solo son dos los jugadores que han ganado un par de veces este prestigioso torneo, que reconoce de forma simbólica al campeón del mundo. Es un jugador excelente, que juega todas las modalidades y grindea indistintamente cash y torneos de todos los buy in alrededor del mundo.

Phil Helmuth

Es el “Cristiano” o el “Messi” del póker. Ha roto todos los registros de las series mundiales, y difícilmente lo alcanzará ningún jugador en lo que queda de siglo. Ivey estuvo cerca, pero tras el corralito de Full Tilt, se alejó de las mesas de póker por temor a ser repudiado por los jugadores. Es el jugador con más brazaletes –catorce en total– y más cajas –ciento veintiocho– de las WSOP. También sería el jugador con más ganancias en el mundo si se prodigara más en los torneos High Roller. Su comportamiento en las mesas es muy incómodo para sus contrincantes. Es el jugador con peor perder del circuito, de ahí su apodo “The Poker Brat” (“el niño mimado del póker”). Es un jugador excéntrico al que le gusta ser el centro de atención, pero muy inteligente y con la cabeza muy bien amueblada, tanto dentro como fuera de las mesas.

Erik Seidel

Este jugador formó parte del famoso Mayfair Club neoyorkino, por donde pasaron –entre otros– Ungar, Harrington o Lederer. En su primer major quedó segundo ante Johnny Chan “The Orient Express”, que revalidaba el título del año anterior. La mano final, una de las más bonitas que se recuerdan en un torneo de póker, fue reproducida en la película Rounders. Erik es uno de los mejores jugadores de torneos de la historia, y al igual que Hellmuth, ha encontrado su nicho en los torneos.

Es de los pocos en el circuito que pueden presumir de haber ganado cinco de sus brazaletes en modalidades distintas. En sus inicios era jugador profesional de backgammon. Más tarde llegó a ser agente de bolsa. Sin duda alguna, junto con Greenstein, Hellmuth, Lisandro, Esfandiari, Raymer y Elezra, las cabezas mejor amuebladas del mundo del póker.