El clásico juego de póker es el de 5 cartas tapadas sobre la mesa. Se reparten las cartas a los jugadores en el sentido de las agujas del reloj y se empieza a apostar.

 

Aprender desde cero

El poker se basa en tener una de las combinaciones de cartas ganadora como el flush, el full o la royal flush, que ahora veremos en qué consisten. Y es el primero en hablar el jugador mano quien puede empezar por establecer una cantidad de apuesta si así lo desea.

Los siguientes jugadores pueden subir la apuesta o igualarla y el que no quiera apostar puede abandonar en esa mano. Terminada la fase de apuestas, viene la del descarte. Cada miembro del juego desechará las cartas que quiera y pedirá la misma cantidad para tener 5 cartas de nuevo o puede que conserve las 5 cartas que recibió al principio.

Se realiza una nueva fase de apuestas de la misma manera que la anterior y la mano finaliza una vez que se han igualado las apuestas con los jugadores que quedan, se descubren las cartas y resulta ganadora la mejor combinación de cartas según las reglas del juego.

Combinaciones de las cartas del póker

De acuerdo a su valor, las combinaciones de las cartas de mayor a menor para ganar una mano son las siguientes:

  • Escalera real: 5 cartas consecutivas del 10 al As, de un mismo palo o color.
  • Repoker: si se juega con comodín, son 4 cartas del mismo número o letra, más ese comodín.
  • Escalera de color: 5 consecutivas cartas de un mismo palo o color.
  • Póker: 4 cartas iguales o del mismo número o letra.
  • Full: un trío y una pareja. Si se produce un empate, gana el trío y la pareja de valor más alto.
  • Color: 5 cartas de un mismo palo o color.
  • Escalera: a diferencia de la escalera de color, puede estar compuesta de cartas de diferente color o palo.
  • Dobles parejas: 2 parejas del mismo palo o color.
  • Pareja: 2 cartas iguales, aunque sean de diferente palo o color.
  • El As: viene a ser la carta más alta.

Las combinaciones de cartas en el póker son muy sencillas y solo se necesitan otras habilidades y destrezas para imponerse en el transcurso del juego con alguna de ellas. Puede ocurrir que no sea la mejor mano la que resulte ganadora, puesto que con habilidad e incluso astucia un jugador puede imponerse haciendo creer a los demás que tiene la mejor mano y no ser así. Los otros se retiran o no van y gana con una combinación de valor inferior a la de los otros jugadores.